lunes, 9 de enero de 2012

Las instituciones acuerdan tomar medidas contra la contaminación del Puerto de Pasaia



Los alcaldes de Donostia, Pasaia, Lezo y Errenteria han mantenido hoy lunes 9 de enero,  una reunión sobre la contaminación que ocasiona el Puerto de Pasaia con representantes de diversos organismos del Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Gipuzkoa y del Puerto de Pasaia en la que todas las partes han coincidido en la necesidad de poner en marcha medidas para salvaguardar el medio ambiente y la calidad de vida de los habitantes del entorno de la bahía pasaitarra.

En el encuentro, que ha tenido lugar en Pasaia, se han dado cita, además de los alcaldes de los municipios afectados por la contaminación, representantes del Gobierno Vasco adscritos a  la Viceconsejería de Medio Ambiente, la Subdirección de Salud Pública de Gipuzkoa, el Gabinete de Seguridad e Higiene en el trabajo, de la Autoridad Portuaria de Pasaia y de la Dirección de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa.

Todas estas instituciones conformaron en el año 2000 un grupo de trabajo interinstitucional sobre el Puerto de Pasaia que encontró dificultades en el pasado para alcanzar acuerdos, por lo que, tras la reunión de hoy, los participantes han compartido la voluntad de no repetir errores y la intención de trabajar en conjunto para tomar medidas que protejan el entorno y la salud de las poblaciones aledañas al puerto.

La primera decisión ha sido la creación de una mesa técnica con la participación de todas las entidades implicadas para que ésta analice las posibles medidas a adoptar con el fin de mitigar la contaminación y las presente al grupo de trabajo el próximo 28 de marzo.

La reunión celebrada hoy es fruto de otro encuentro organizado el pasado 26 de diciembre en Pasaia por la alcaldesa de este municipio y los primeros ediles de Donostia y Errenteria para mostrar su preocupación por los daños que ocasiona la polución que provocan algunos trabajos en el puerto.

Esta polución, ocasionada por el tratamiento que se le da a la chatarra, entre otras actividades, ha desencadenado la reiterada protesta de las poblaciones cercanas, así como de organizaciones ecologistas y sindicatos