jueves, 29 de diciembre de 2016

"Soy diputada de piel negra e ideología morada" (Rita Bosaho)

Soy mujer, negra, feminista, diputada por Alicante y milito en Podemos. Convivo con muchas identidades y se supone que tendría que reconocerme en todas ellas, pero a menudo no es así. Me rebelo e insisto en la práctica radical “por encima de la identidad pura y simple”, como aboga la filósofa y activista afroamericana Ángela Davis.


Rita Bosaho es Diputada de UnidosPodemos. Art. publicado en "ElDiario.es"

La creación de las categorías es perversa porque genera doble o triple desprotección dentro de los propios sistemas de subordinación, por eso mis luchas como mujer negra son innumerables. A ellas me debo de por vida y ahora además me debo como diputada. Dígase, racismo, machismo, transfobia u homofobia, existen y siguen siendo los eslabones del sistema económico actual y de una sociedad patriarcal. Es muy difícil alcanzar la paz social y la igualdad si no logramos la transformación que postula Davis, cuando dice que “es más importante por tanto, lo que hacemos para facilitar la transformación radical que cómo te imaginas que eres”.

Como primera diputada negra que ocupa un escaño en el Congreso no imagino cómo soy pero si me reconozco desde las categorías creadas a partir la desigualdad y la injusticia. Tal vez porque no hay un encaje teórico que responda a las demandas que me harían sentirme cómoda y también por una cuestión básica de empoderamiento personal y de posicionamiento en la sociedad.

A lo largo de mi vida, he tenido que dar muchas explicaciones de quién era y por qué vine aquí sin haber nacido aquí, pero nadie jamás me ha preguntado qué aporto a mi sociedad de acogida y qué me aporta el vivir en primera persona un intercambio de culturas. A menudo tengo la sensación de que muchos matices se pierden en el camino al deparar más en las cosas que nos separa que en aquello que nos une a las personas, a las culturas y los pueblos.

Desde que tengo conciencia ideológica he intentado trabajar implementando fórmulas en militancias múltiples y con ellas he tratado de mirar al mundo que me rodea. He luchado para que la aceptación que tengo hacia los demás sea la misma que deseo se tenga conmigo a la hora de tratarme, aunque soy consciente que no siempre es así. Percibo que lo mismo ocurre en el Congreso.

Los acontecimientos que se han ido sucediendo en un espacio de tiempo tan relativamente corto los vivo con pasión y emoción y a medida que transcurre el tiempo noto como le voy cogiendo el pulso al trabajo parlamentario. Pienso que hay que estar en todos los niveles de las instituciones para cambiarlas porque es el mandato que hemos recibido de la ciudadanía.

El 2016 ha supuesto para mí una etapa muy intensa tanto en lo personal como en lo político. Anteriormente a la llegada de Podemos había participado de una manera muy activa en movimientos sociales, pero la experiencia como diputada me ha permitido comprobar la gran responsabilidad que entraña representar a los millones de hombres y mujeres que nos han votado.

Sería para mi una gran satisfacción acabar la legislatura habiendo contribuido desde la formación morada a abrir nuevas vías para que la realidad de la diversidad y las minorías étnicas y culturales que forman parte del mosaico de nuestro país quedasen representadas de manera mucho más normalizada.

Si el Congreso debe ser el reflejo de la sociedad tiene todo su sentido que el sentir y el ser que tenemos los diputados y diputadas en la calle lo traslademos también al Parlamento, aún a sabiendas que en muchos casos la educación es sesgada, que los comportamientos son hipócritas y que sigue habiendo en muchas mentes estereotipos no exentos de convencionalismos. Ojalá que esos prejuicios desaparezcan sea cual sea el color de las siglas del partido o el color de la piel de sus señorías.