jueves, 13 de julio de 2017

"¿Dónde vas? Venezuela traigo" (Jesús Cintora)

"Por primera vez, un tribunal preguntará por la corrupción a un presidente del Gobierno de España y Rajoy no podrá responder "efectivamente, le voy a hablar de Venezuela".

 
 
Nervios. En el Gobierno y en el PP hay máxima incertidumbre. En menos de quince días, Mariano Rajoy se convertirá en el primer presidente de España en ejercicio que declara presencialmente ante la Justicia. Además, por un caso de corrupción que afecta de lleno a su trayectoria y al partido que nos gobierna. Todo indica que la imagen dará la vuelta al mundo. Es posible que un importante sector de la sociedad española ya esté curado de espanto, pero para otros y, sobre todo, fuera de nuestras fronteras, el mal trago puede ser demoledor.
 
Sentado como testigo, Rajoy no podrá decir "y ya tal". Tampoco podrá tirar de Venezuela, ETA o Cataluña para desviar la atención. Son asuntos a los que el PP se agarra como a un clavo ardiendo en estas semanas previas, pero al juez no pueden darle la cambiada con Miguel Ángel Blanco, Maduro o Puigdemont. No habrá llamamiento al Ejército de Cospedal, pancarta que descuelgue Carmena, ni Leopoldo López al que recurrir. Al presidente le preguntarán por la corrupción. Sus titubeos, supuestos olvidos o lapsus le pueden retratar.
Así pues, no se extrañen si chavistas, independentistas y terroristas han vuelto a ser el centro de atención. Hay modo pánico en la Moncloa. Es necesario quitarle a Mariano la presión. El tribunal no aceptó que declare por videoconferencia, ni la Fiscalía, ni la Abogacía del Estado consiguieron evitarle el paseíllo, ni sirvió la excusa de la ajetreada agenda del presidente, ni los reparos por "falta de seguridad"... El tribunal llama a presentarse a Mariano Rajoy Brey. Cita a quien era secretario general del PP cuando actuaba la trama y, para mayor bochorno, reprocha al partido su falta de colaboración con la justicia.
 
Rafael Hernando ha comparado a la acusación popular que logró sentar a Rajoy en el banquillo con Manos Limpias y AUSBANC, cuyos cabecillas están encarcelados. Otros dirigentes de su partido insisten en que al presidente "se le hace perder el tiempo", porque "no puede aportar nada nuevo". Al mismo tiempo, vuelven a acusar a la izquierda de "complicidad" con los secesionistas catalanes y de "bajeza" en la condena del terrorismo. Son acusaciones tan gruesas como el malestar y los nervios que hay en el PP ante la imagen que llevan años intentando evitar. Y es que, por primera vez, un tribunal preguntará por la corrupción a un presidente del Gobierno de España y Rajoy no podrá responder "efectivamente, le voy a hablar de Venezuela".